La cigarra, la hormiga y el dolor de espalda.

Una cigarra y una hormiga que eran amigas, tuvieron ambas un fuerte dolor de espalda.


La cigarra preguntó a sus conocidos por un fisioterapeuta que le quitara el dolor rápido y le recomendaron uno al que fue y, este, efectivamente le quitó el dolor y la cigarra salgo muy contenta.

La hormiga acudió al Fisioterapeuta de su zona, que sin tanta fama como el anterior, también le quitó el dolor. La hormiga preguntó que le pasó y si podía hacer algo para estar mejor o prevenirlo. Y este le explicó como suelen evolucionar los dolores de espalda y le dijo que si quería podía verla otro día y hacerle una valoración adecuada para trabajarlo correctamente a lo que esta accedió.

Estaban la hormiga y la cigarra tomando un café, y la cigarra presumía de su fisioterapeuta, mientras que comentaba que el de la hormiga o bien quería sacarle el dinero o bien no era tan bueno porque algo quedaba y por eso quería verla otra vez. A lo que la hormiga callaba.

La hormiga acudió a su Fisioterapeuta como habían acordado y conforme a la valoración que hicieron comenzaron a trabajar, hacían ejercicios en consulta y le mandaba, alguno para casa. primero se veían 2 veces por semana, luego una, luego cada 15 días y los ejercicios iban aumentando de intensidad y acoplándose a las necesidades de la hormiga. Así estuvieron dos o tres meses hasta que tras unas recomendaciones dejaron de verse.

Durante este tiempo la cigarra se metía con la hormiga y seguía presumiendo de su fisioterapeuta –El mío es mejor– decía –Sin explicarme nada me arregló en un día. Y el tuyo mucho hablar y explicar pero aún te sigue sacando el dinero.-

Llegó la época de trabajo y dejaron de verse. Al año siguiente se encontraron.

¿Qué tal?– preguntó la hormiga.

Uf, fatal– dijo la cigarra –fue empezar a trabajar a los dos meses de aquel dolor y me dio uno aún más fuerte. Volví a ir al fisioterapeuta y bien, pero al cabo de dos semanas me vino un dolor que me dejó en la cama 15 días. Pregunté por otro fisioterapeuta, porque está claro que este no sirve para esto. Y fui a uno, “especialista en hernias”, me dijeron… cobraba una pasta pero estuve yendo 5 meses una vez a la semana, cada 15 días y bueno, me colocaba las vértebras, daba masajes y me ponía corrientes… Pero aún me molesta de forma constante, menos intenso, pero sigue molestando… y no se si operarme como me han comentado, pero bueno ¿Y tú?

Pues, la verdad, muy bien– dijo la hormiga, –Eso que me cuentas fue lo que me dijo este que podía pasar si se repetían los dolores, pero la verdad es que después de haber trabajado esos dos meses me encuentro mejor que nunca, alguna vez hubo alguna leve molestia, pero volvía a recuperar algún ejercicio y si no remitía o tenía dudas me acercaba a que me viera. Pero habré ido una o dos veces tan sólo y en una de ellas fue principalmente por otro problema. Oye, si quieres te paso el número de este Fisio.

No, no te preocupes,– comentó la cigarra –me han dicho de otro muy bueno que dicen lo arregla en 2 sesiones, es que no tengo tiempo para estar tanto tiempo en el Fisioterapeuta.

¿Y tú?¿Cómo eres ante el dolor, hormiga o cigarra?

Nos vemos,

Anuncios

Un comentario en “La cigarra, la hormiga y el dolor de espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s